martes, 29 de marzo de 2011

Cómo echo de menos tu presencia



Cómo echo de menos tu presencia

tu voz llevo grabada con el hierro del pasado

el fuego de hermano me dejo marcado como una res

cada segundo, cada minuto

 mi boca  intenta decir tu nombre

mudo en el deseo de verte

mudo en mi imaginación.

Tu risa enloquece en mis oídos

tu habla forma el silencio que no deseo

tu presencia es una quimera en un oscuro horizonte.

Te fuiste de mi lado una mañana de primavera

difuminándote  como el humo de una hoguera

dejaste el rescoldo de tu cariño

calentando nuestros corazones

dejándolos fríos sin remedio con tu último suspiro

abriendo los ojos de lagrimas

mojando uno a uno cada recuerdo

inundando de dolor mi vida

aquella que será menos cierta

cuando mis sentidos no te encuentran cerca de mi.

Ahora eres pasto de la tierra

alimento del árbol cercano de sombra inoportuna

rodeado de todos  aquellos que fueron,

soledad de tu cuerpo inerte

que descansara en nuestro próximo lecho

espera del momento

 donde nuestras miradas se volverán a cruzar

y tus labios pronunciaran de nuevo mi nombre

aquel que gritabas en las noches de auxilio

mi presencia era el consuelo.

Cómo echo de menos

cómo me acuerdo de ti cada amanecer


 alegría de todos

tú,

tristeza de aquel fatídico instante.

7 comentarios:

Sony dijo...

ho amigo mio,me has robado mas de una lagrima con este bello y tierno poema dedicado a la memoria de tu querida hermana lola,asi se llamaba si mal no lo recuerdo,ya que no hace mucho tambien le dedicaste otro precioso poema aun cuando ella vivia.

pero recuerda que las personas jamas mueren dentro nuestro,siempre que su recuerdo este presente en tu vida,ella vivira por siempre.

te dejo un fuerte abrazo para que te acompañe en estos momentos de tristeza amigo.

Gladys dijo...

Hermoso poema pero como duele ese intante de soledad, ese echar de menos que desgarra el alma un perfecto poema aunque su contenido sea muy triste es un precioso poema, un gran placer leerte amigo.
Besos que tengas un feliz día.

julia dijo...

Precioso y bello poema amigo mio,siento mucho tu dolor,cuando yo tenia catorce años se marchó mi padre y es un dolor increiblemente fuerte y triste.Con el paso del tiempo he comprendido que mi padre sigue conmigo,lo amo como lo amaba,lo recuerdo como era y sé que desde arriba me cuida.Recuerda siempre que nadie marcha del todo si alguna persona lo ama.Sé que nuestros seres queridos estaran por siempre con nosotros.Millones de besos de luz para que alumbren poco a poco tu tristeza.Gracias por tu amistad.

julia dijo...

Precioso y bello poema amigo mio,siento mucho tu dolor,cuando yo tenia catorce años se marchó mi padre y es un dolor increiblemente fuerte y triste.Con el paso del tiempo he comprendido que mi padre sigue conmigo,lo amo como lo amaba,lo recuerdo como era y sé que desde arriba me cuida.Recuerda siempre que nadie marcha del todo si alguna persona lo ama.Sé que nuestros seres queridos estaran por siempre con nosotros.Millones de besos de luz para que alumbren poco a poco tu tristeza.Gracias por tu amistad.

OZNA-OZNA dijo...

a esta asturiana la has emocionado hasta en lo mas profundo de su ser, no se como darte las gracias por hacernos participes de tu magna belleza y sensibilidad anegando nuestra alma con la sublime esencia que desprenden tus letras. Un besin muy muy grande, y te pido perdón por no venir a visitarte como mereces , es que estoy teniendo problemillas con las actualizaciones de los bloc que sigo, así que ahora aprovecho a entrar a traves de tu bello comentario para deleitarme con tu magna y sublime belleza.

Quino dijo...

Hola Santiago !!!

El dolor de un familiar fallecido es algo muy fuerte e inolvidable. Sabemosn que la vida continua, pero a unos se les hace más duro el camino a seguir y a otros más fácil. Todo está en la actitud y el entorno.
Mis padres han fallecido los dos. Y sé que velan cada día por mi en función de lo que haga, acompañándome con sus almas.
Espero, que retomes, pronto el camino y que ya veamos en tus obras literarias... que esto es, una secuencia más de la vida.

Un fuerte abrazo y perdona por no pasar antes. Ando muy ocupado.

María dijo...

Cuando alguien querido se marcha, El equilibrio se rompe en nuestro interior.
Sólo el tiempo y la fuerza vuelve a recomponer el corazón herido.
Sólo el camino de la vida nos señala la dirección adecuada,
Un abrazo con toda mi comprensión y afecto.